AMENAZAS INTERNET

amenazas internet menores

AMENAZAS DE INTERNET EN MENORES

Las redes sociales, la pornografía y material erótico, y las tiendas on-line, son los tres temas que más han hecho saltar las alarmas del control parental.

El uso cada vez más temprano de internet y de dispositivos como el iPad y el Smartphone hace necesario establecer un adecuado control parental con el que proteger a los menores de la casa de los peligros que pueden acechar en la red.  Este control exige una implicación activa por parte de los padres, a través de conversaciones y formación contínua.

La falta de responsabilidad e implicación puede acarrear graves problemas al menor, como son la implicación en procesos de ciberbullying, ya sea de forma pasiva y como objeto de acoso, o de forma activa, siendo ellos mismos los niños hostigadores de otros niños de su misma edad.  Otras fuentes de acoso pueden venir de adultos depredadores que buscan niños con los que perpetrar algún tipo de abuso, ya sea psicológico o sexual.

Es importante que aprenda a valorar los contenidos, así como a identificar los peligros pero también es importante reflejar el apoyo que el adulto está dispuesto a ofrecerle ante este tipo de situaciones. Uno de los problemas más frecuentes es que el menor que es víctima de alguno de estos casos no sabe en quién confiar para revelar lo que le sucede o a dónde acudir. Por eso la importancia de que ellos confíen en los padres y no lo vean como una amenaza que le prohíbe interactuar por Internet

La postura correcta que padres y educadores deben tomar es la de asesorar, informar, supervisar en qué páginas navega y con quién habla por Internet el menor, etc. pero siempre evitando prohibir o ante cualquier tipo de problema ellos no confiarán en ese adulto para revelarle sus problemas. Por lo tanto se conseguirá un efecto no deseado, no poder ayudar a nuestro hijo, alumno, etc. en el momento del problema.

He aquí 14 consejos básicos (no exhaustivos) para intentar educar a los niños en una correcta utilización de Internet y los medios sociales. Esencialmente, se trata de que entiendan que no deben hacer en la Red aquello que no harían en su vida offline, y que a pesar de la aparente impunidad o irrelevancia del medio online, todo puede dejar una huella indeleble:

1- No aceptes a tu círculo de amistad a usuarios cuya identidad real no tengas clara. Es la traslación online del: “No hables con desconocidos”.
2- Protege tu privacidad. “No abras la puerta de casa a cualquiera”.
3- Cuida tu información y datos personales. “No le cuentes tu vida al primero que pasa”.
4- Piensa que lo que publiques y compartas queda registrado y puede ser reutilizado y/o reenviado sin fin, incluidas (o sobre todo), tus fotos. Y puede llegar a oídos (o el ordenador, o el móvil) de quien no deseas.
5- No compartas datos de terceros sin su consentimiento.
6- Respeta a los demás, y compórtate con ellos como te gustaría que te trataran a ti. Un insulto online duele igual o más que el que se grita a viva voz, aunque el silencio parezca ocultarlo.
7- No digas ni hagas algo que no te atreverías a ejecutar en persona o a la cara. Sigues siendo tú, aunque sea tras una pantalla. La tecnología no avala la impunidad, ni da ningún derecho extra.
8- No dejes ni permitas que te amenacen, atemoricen o humillen. La mejor defensa es avisar cuanto antes (a tus padres).
9- No mientas. Pero ten en cuenta que te pueden mentir: en Internet es muy sencillo inventarse una personalidad y decir ser quien no se es.
10- No te cites con personas que hayas conocido únicamente a través de Internet, o al menos, no lo hagas a solas. “No te vayas con desconocidos”.
11- No compartas tus contraseñas, ni las grabes en el ordenador o dispositivo móvil, más aún si es compartido. “No des las llaves de casa a nadie”.
12- Cierra siempre la sesión cuando abandones una aplicación o red social. “Cierra la puerta con llave”.
13- Si encuentras una web o contenido que te genere inseguridad, sospechas o incluso miedo, ciérralo, y avisa (a tus padres).
14- Si necesitas ayuda… ¡pídela!